8/05/2009

Prohibido niños (primera parte)

Tarde de verano en Barcelona, calor, sol, playa, los niños se divierten, se bañan en la playa y juegan con la arena, los mayores, cansados de tanto sol, deciden que ha llegado el momento de un descansillo a la sombra de una sombrilla con una refrescante bebida en mano.. y qué mejor lugar que una terracita en el paseo de la Barceloneta… terracita moderna, con sofás blancos, palmeritas y rollo ‘cool’…
Se adelantan la abuela, los dos tíos y las respectivas cuñadas de la criatura; papá y mamá siguen un rato en la playa. Cuando nena y papás intentan entrar en la terraza se encuentran con una amable camarera que pronuncia la increíble frase: ‘no se puede entrar con niños’… ¿perdón?, ¿qué?... no habré entendido bien, habrá dicho … ¿perros?... voy bien vestido, no vamos ni en bañador ni sin camiseta, y – por supuesto- no llevamos calcetines blancos con sandalias como sí lleva un cliente de la terraza… esto… ¿cómo ha dicho?. ‘No se puede entrar con niños en la terraza’, insiste, ‘normas del establecimiento’.
- Si, bueno, pero resulta que en su ‘establecimiento’ están la abuela, los tíos y las cuñadas de la niña- , que por cierto miran hacia la entrada de la terraza con cara de no entender nada, copa en mano.
– Ya , lo siento pero no pueden entrar- las neuronas ya excesivamente calentadas por efecto del calor veraniego, empiezan a sobreremegacalentarse por esta conversación que me retrotrae a la época quinceañera en la que no te dejaban entrar en las discotecas por no llevar ‘calzado adecuado’ o cosas más peregrinas. Bien no nos pongamos nerviosos… razonemos, amable señorita:
- En su super ‘cool’ terraza de los c… ya se encuentran cinco personas de mi familia tomando sus consumiciones, yo y mi amada esposa y nuestra hijita lo único que vamos ha hacer es entrar, tomar algo y sin molestar a nadie ( sólo está el guiri de las sandalias y calcetines) y nos iremos con viento fresco.
– No puede ser, normas del…
– ¡ Vale! ¡Vale! Que venga el encargado-…viene, más de lo mismo… vienen los tíos de la criatura, la abuela, las cuñadas, pequeña ‘montonera’ en la puerta de la terraza… discusión, hastío, no transigen, ‘los niños molestan a los clientes, corren gritan…’ dice el encargado… está bien, hay más terrazas, ahí os quedáis con vuestro triste, vacío y ‘cool’ chiringuito, estúpida e inrreflexiblemente pagamos la cuenta y nos largamos, ¡la venganza será terrible!

6 comentarios:

yael y bruna dijo...

No me lo puedo creer es increible¡¡¡¡¡
Ya se donde no vamos a entrar cuando visitemos Barcelona¡¡¡

Anónimo dijo...

Nos pasó lo mismo en el hall del hotel Omm en Barcelona. Nada de niños, que al parecer no combinan con la alfombra...
Olga (mamá de Raimon & Rita)

Cristina Alemany dijo...

tenéis que publicar el nombre del lugar!!! así nos aseguramos de no ir!!

Naif magazine dijo...

Nuestro colaborador no nos ha dado elnombre,pero paciencia, que la historia tiene una segunda parte...

Anónimo dijo...

me temo no estar sorprendida aunque muy molesta con esta historia. Me muero por saber el fín de la historia! (libro de reclamación?)

ana dijo...

Deberíamos hacer una guía de los lugares así para, por lo menos, ahorrarnos el viaje y el disgusto.